Share it now!
  • 5
    Shares

Llegar a esta ciudad se convierte en una sensación de asombro. Saliendo de la Estación Central es evidente que esta no es una ciudad holandesa tradicional, basta con alzar la mirada y ver las paredes de los rascacielos brillar. Tras los bombardeos por el ejército alemán en mayo de 1940 la ciudad quedo en su mayoría devastada. Los altos mandos tomaron la decisión de reconstruir con una visión futurista, es así como arquitectos muy creativos rediseñaron completamente la ciudad. Hicieron un gran trabajo y crearon un nuevo Róterdam, que no es sólo moderno y funcional, si no también sorprendente y único.

Para los aficionados de las típicas casas holandesas color rojo ladrillo, eviten preocuparse, esta ciudad también cuenta con rinconcitos que cumplen con la típica arquitectura holandesa. La mayoría de éstas se encuentran fuera del centro de la ciudad en Oude Haven, el puerto más antiguo de Rotterdam, aquí el contraste no podía ser más claro, detrás de los viejos barcos holandeses anclados firmemente en el puerto abandonado, la arquitectura moderna de Rotterdam brilla en la luz del sol.

Ciudad puertearía

Actualmente esta ciudad moderna tiene el tercer puerto más grande del mundo, convirtiéndolo en el corazón industrial de los Países Bajos, y con aproximadamente el 50% de los ciudadanos provenientes de origen no holandés, la ciudad es una composición verdaderamente multicultural. Es famosa por sus veranos festivos, que compensa el largo invierno. En los meses más cálidos todo el mundo está de fiesta, disfrutando de la música en el Festival de Jazz del Mar del Norte o viendo a las brasileñas bailar Samba en el Carnaval de Verano. ¡Además de sus festivales, los propios rotterdammers hacen de su lugar un lugar muy agradable, la mayoría dedicados a la arquitectura, el arte y la música!


Un medio bastante inusual de transporte en esta ciudad es el taxi acuático, con su interior de madera y pintura negra es una manera elegante de ir alrededor del rio Maas, toma el taxi en Leuvehaven, cerca del Museo Maritimo y dirigite al viejo y elegante Hotel New York situado en Kop Zuid, camina de regreso apreciando la arquitectura sin olvidar el puente Erasmus, el cual su construcción costo 75 millones de euro, sus pilares de 139 metros son un deleite visual tanto de día como de noche, si corres con suerte el veras este gigante doblarse para dar paso a alguna embarcación, digno de una escena sacada de una película de acción.


Euromast

En 1960 fue diseñado para Floriade, exposición mundial de horticultura que se organiza en Holanda desde 1960. El evento tiene lugar cada diez año. Con más de 100 metros, estaba destinado a convertirse en la estructura más alta de Róterdam. Otro edificio tomó el título sólo unos años más tarde, después de lo cual se decidió aumentar la altura de Euromast. Se añadieron 85 metros a la construcción. Cabe señalar que el Euromast no es la construcción más alta en Holanda. La torre de radio cerca de Lopik tiene este honor: la Torre Gerbrandy tiene 361 metros de altura.


 Guía de Hipster

En la ciudad puedes encontrar merdadillos que tienen lugar mensualmente, ya sea que encuentres desde cosas vintage hasta muebles que parecieran fueron de la realeza. Witte de Withstraat y el área alrededor de Zaagmolenkade es ideal para ir de compras, hay muchas galerías, tiendas de diseño de interiores, tiendas de moda vintage, mercados de alimentos e incluso una tienda de whisky por nombrar unos pocos. Ambas áreas tienen la gran ventaja de tener también un montón de cafés y restaurantes para una pausa de almuerzo o café. También en Witte de Withstraat encontrarás el museo de arte contemporáneo y Tent, un espacio de exposición para una creatividad aún más vanguardista.


Una gran oportunidad para envolverte con los locales es a la hora del Lunch, de 12:00 a 13:30 aproximadamente, desde esta calle hasta Blaak veras gente en todo tipo de outfits, comiendo ya sea en los restaurantes o en cualquier banquita por la calle. Cómprate algún “broodje” en el colorido y gigantesco Mercado Markthal y siéntate enfrente de las casas cubo a descubrir cómo viven ahí dentro.


Róterdam tiene muchos restaurantes y muchas de las cocinas que se ofrecen reflejan la composición étnica extremadamente diversa de esta ciudad, incluyendo el muy bizarro Bazar Restaurant, un restaurante turco de tres pisos y el Satebar indonesio. ¡La mejor comida mexicana se sirve en KUA Taco Bar, recuerda pedir un Mezcal! Para algo 100% nativo sube a bordo del bote Pannenkoekenboot, que combina un paseo en el río con panqueques holandeses ilimitados.

Cuéntanos si ya has visitado Róterdam, si no, aparta tu lugar y descubre esta maravillosa ciudad con nuestro guía local en un Tour Gratis en español recorriendo el centro de la ciudad.